Logo Colexio La Salle
Adscrito al Colexio La Salle para Educación Secundaria

Te voy a ofrecer algunos consejos para vuestros hijos mejorar la Escritura.

Mantener una postura adecuada 

La primera medida consiste en adoptar una postura correcta al escribir. La espalda recta y evitar acercar la cabeza al papel. La hoja de papel o el cuaderno debe estar ligeramente inclinada y la mano contraria que no escribe, debe estar sujetando la hoja de papel. Este es un aspecto que no se suele tener muy en cuenta, sin embargo, cuando la postura es adecuada y se mantiene, la letra puede empezar a mejorar. 

manter buena postura

Realizar correctamente la pinza digital 

En segundo lugar, se debe tomar el lápiz o el bolígrafo de la manera correcta. Esto es, haciendo una pinza con el dedo índice y pulgar y apoyando el útil de escritura en el dedo corazón, sin presionar demasiado.  

Lo ideal es que los niños aprendan a realizar correctamente la pinza cuando inician la escritura, pero si la postura se ha viciado o no llegó a realizarse nunca, será necesario corregirla, aunque ahora cueste un poco más: es cuestión de habituarse a la postura.  

Seleccionar el útil de escritura  

Este consejo consiste en seleccionar el útil de escritura que resulte más cómodo para escribir. En muchas ocasiones, el lapicero no es el aconsejable, solo por el hecho de que se pueda borrar lo escrito, ya que suele precisar más fuerza para escribir, lo cual hace que el chico se canse antes y la letra empiece a empeorar.  

No existe una regla general para seleccionar el útil adecuado: se trata de ir probando hasta encontrar aquel con el que se escribe mejor. En unos casos, son los bolígrafos convencionales, en otros son los de tinta líquida o de gel…

Elegir la pauta más favorable 

El formato de pauta en el que se escribe también influye en la calidad de la letra.  Normalmente las hojas de cuadritos no son buena elección para los que tienen dificultades porque precisamente les produce mayor desorientación. Muchos niños escriben mejor sobre una línea.

Enfrentarse a la propia escritura 

Suele ayudar especialmente como motivación para afrontar la mejora de la grafía, enfrentar al chico a su propia escritura y que compruebe que ni él mismo la puede leer.

Espacios de buena letra 

En algunos casos, los maestros, con la intención de corregir este problema o los mismos padres, hacen borrar lo escrito o incluso arrancan la hoja de los cuadernos para que vuelvan a repetir lo escrito, cuando la presentación o la letra eran de mala calidad. Como medida esporádica puede ayudar y corregir. Sin embargo, en los casos en los que hay dificultades importantes de base, no suele ser una medida efectiva y podrás comprobar que, a largo plazo, no hace mejorar; al contrario, puede minar la motivación para escribir.  

Como alternativa puedes proponer al alumno los “espacios de buena letra”. Se trata de señalar en el margen con una línea discreta, los renglones en los que se le va exigir que escriban con una letra, al menos legible.  Al texto que corresponde a esa porción, sí le puedes exigir que lo repita o lo borre hasta conseguir más calidad.  

Ejercicios de caligrafía 

Finalmente, puedes proponer ejercicios de caligrafía.  Lo mejor es que la caligrafía sea una actividad preventiva que se realice en los primeros cursos de Primaria, primero y segundo

La caligrafía se puede proponer, más allá de los 8 años en algunas circunstancias y con algunas condiciones. Puede proponerse como actividad de refuerzo, por ejemplo, en casa: realizar una hoja de caligrafía o menos incluso, todos los días.  No es necesario hacer más, pero sí hacerlo a diario.